REDACCIÓN EN REDES SOCIALES
 
HABLemos DE estilo

Objetivo:

Enriquecer el estilo de redacción y las formas escritas en RR. SS. y contenidos digitales. Aprender pautas de urbanidad y buenas maneras en internet. Adquirir la capacidad de revisar y corregir un texto antes de su publicación.

Temario:

– La escritura profesional en las redes sociales

– Los errores más comunes – Análisis y observación de contenidos de marca

– La ortografía: redacción sana y correcta

– La sintaxis: el orden de las ideas

– El estilo: brevedad, profesionalidad y claridad

– La corrección: revisar y mejorar el texto

– La escritura creativa: pautas de seducción

– La netiqueta: cortesía y buenas maneras

– Sesión práctica: taller de redacción de textos en blogs, twitter y facebook para su pública corrección.

Dirigido a:

Periodistas, blogueros, publicistas, profesionales de la redacción 2.0 y community managers.

Sobre el ponente:

Quico Pérez-Ventana es periodista, corrector lingüístico y redactor de contenidos de marca. Director de comunicación de la agencia de marketing digital Tribeca Media.

pautas de ESTILO Y CORTESÍA
Escribamos con decencia y buenas maneras

Es un hecho cierto que la lengua española está siendo maltratada y deformada en las redes sociales. El deterioro del lenguaje escrito nunca había contado con un inmenso acelerador de partículas como el de los nuevos medios digitales. La tendencia es escribir como se habla. Esto no ayuda mucho, porque tampoco se habla bien. Y no nos referimos solo a los adolescentes avezados a la economía del whatsapp. Los creadores de contenidos de marca en sitios web y RR. SS. descuidan sistemáticamente el estilo de los textos, la ortografía y la sintaxis de los mensajes. Total, se va a entender igual. Pero sonrojan la suciedad ortográfica, la pobreza expresiva, las discordancias gramaticales, la ausencia de signos de puntuación y acentuación, el uso de palabras inapropiadas, el abuso de mayúsculas, puntos suspensivos, abreviaturas y barbarismos, etc. Dejadez o ignorancia derivan en un grave perjuicio para las marcas cuyos intereses representan.

Cada vez en mayor grado, las empresas valoran aspectos como la pulcritud y limpieza en el lenguaje escrito a la hora de contratar a sus gestores de comunidades. También en 140 caracteres, cómo no. Que los profesionales estén debidamente preparados para ello es otro cantar.

LA DEFORMACIÓN DEL ESPAÑOL
Patadas de ignorancia o dejadez

En las redes sociales hablamos todos juntos. Unos promocionan sus marcas de forma ágil y amena. Otros juegan al nuevo arte del periodismo ciudadano. Benditas sean, pues. Pero todos coincidimos: además de dar a entender el mensaje se debe escribir con estilo y buena ortografía. Si esta flaquea, el texto pierde credibilidad y, lo que es peor, enturbia la imagen proyectada de la marca y de nosotros mismos. Aquello del lenguaje como instrumento de poder.

La pulcritud en el cuidado de las palabras no es propiedad exclusiva del licenciado en periodismo. Cualquier profesional puede escribir con limpieza ortográfica. Y cualquier comunicador descuidado puede ruborizar al lector hasta exasperarlo.

Es solo cuestión de dedicación e interés. De recordar unas pautas básicas de ortografía. De conocer los errores más comunes. De dejar reposar el texto como un buen arroz. De someterlo a una sencilla revisión antes de su publicación. Y es que nada habla mejor de una persona que su forma de hablar y de escribir. Todo empieza en la cortesía.

hablando todos juntos
Cuestión de credibilidad

El Diccionario de la Real Academia Española define «cortesía» como «la demostración o el acto con que se manifiesta la atención, respeto o afecto que tiene alguien a otra persona». Un momento. Para definir un concepto existe un diccionario académico con valor normativo. Pero para actuar –o escribir– con respeto y distinción no contamos con un decálogo oficial de obligado cumplimiento. Ahí entramos en el terreno del buen gusto.

En las redes no hay espacio para galanterías, pero sí para las buenas maneras. No son términos incompatibles. La revitalización de la comunicación escrita que han traído las RR. SS. hace necesario recordar algunos elementos básicos de la cortesía. A veces sorprende comprobar cómo determinadas formas virtuales de interacción tienen sus raíces en el pasado. Y es que en todas las épocas ha habido que tratar bien al interlocutor.

CORTESÍA versus zafiedad
Las buenas maneras en internet

Gabriel García Márquez:

«Nunca como hoy ha sido tan grande ese poder. La humanidad ha entrado en el tercer milenio bajo el imperio de las palabras. No es cierto que la imagen esté desplazándolas ni que pueda extinguirlas. Al contrario, está potenciándolas. Nunca hubo en el mundo tantas palabras con tanto alcance, autoridad y albedrío como en la inmensa Babel de la vida actual. (...) No: el gran derrotado es el silencio».

Bill Gates:

«Todos sabemos que hubo avances en cosas como el audio y el vídeo digital. Pero el principal medio de comunicación para la raza humana es el texto».

Umberto Eco:

«El ordenador es el triunfo de la galaxia Gutenberg porque en las pantallas hay mucha escritura».

DERROTAR AL SILENCIO
Controlemos el poder de las palabras

Un nuevo panorama. Un gestor de comunidades virtuales. Un comunicador. La palabra escrita como herramienta de trabajo. Una marca que proyectar. Un idioma maltratado desde los nuevos medios sociales. Un foco de alarma. Unos consejos prácticos para cuidar la lengua española en los perfiles corporativos de Facebook y Twitter. Para mimar las buenas maneras. Porque el que mejor escribe es el que mejor comunica.

CURSO DE escritura profeSIonal 
EN blogs y REDES SOCIALES

¿Alguna vez seremos capaces de leer en las redes sociales un mensaje no ya con creatividad y talento, sino con la más elemental corrección ortográfica? El community manager de una gran marca habrá cursado la correspondiente carrera de tres, cuatro o cinco años para desempeñar esa tarea y evitará las groserías verbales con sus jefes y compañeros. Velará por no lucir en su camisa una mancha de grasa, tinta o café. Vestirá con estilo. Y se cuidará el cabello para no parecer un gañán. Pero se sentará frente al ordenador y sorprenderá a propios y extraños con una reflexión escrita sin pudor, con las comas esparcidas sin criterio entre las palabras, repleta de errores gramaticales y sin advertir el sentimiento de vergüenza que despierta ante cualquier lector que resolviera su etapa estudiantil con mejor tino. Un caos sintáctico. Y tan a gusto. Ancha es Castilla.

Tanto recato y decoro para las formas visuales, tan poco para las formas escritas. Esas sí que nos retratan.

UNA MANCHA sonrojante
El sentido de la vergüenza

Nos gusta una marca. Sus productos. Su concepto. Su imagen. Su estilo. Así que aceptamos la invitación de estrechar lazos a través de las redes sociales. Ahora formamos parte de su comunidad. Estaremos atentos a sus novedades y promociones. Sus gestores, además, conscientes del potencial de esta herramienta de difusión, se han preocupado por dejar tales responsabilidades en unas manos profesionales que saben cultivar los modales escritos. Han seleccionado a un comunicador eficaz y productivo que aporta valor a la marca. Que nos trata con respeto y cortesía. Para el director de marketing, esto era tan importante o más que el conocimiento de aplicaciones y estrategias ‘social media’. Un momento. ¿Es esta la tónica habitual?

A ver, futuros comunicadores, analicemos los siguientes 50 casos prácticos de marcas en las grandes RR. SS. Pues es verdad lo que dice usted, señor. En cada actualización hay una incorrección. O varias. Demasiadas. Se antoja, pues, materia urgente e imprescindible hacer un exhaustivo repaso a conceptos ortográficos y gramaticales adaptados a la comunicación 2.0.

aportar valor a las marcas
Vida tras las estrategias ‘social media’

# Al finalizar este módulo, los alumnos –estudiantes o profesionales en ejercicio– estarán capacitados para revisar y corregir los textos antes de su pública difusión. Identificarán las reglas gramaticales sobre las que se sustenta la sintaxis de la lengua española. Tomarán conciencia de los errores ortográficos y de estilo más frecuentes en los contenidos de marca en la red. Harán suyos aspectos básicos para optimizar la expresión escrita. Y aportarán educación y elegancia a los medios sociales, tristemente escasos de tan necesarios atributos.

En unas recientes declaraciones en Montevideo, el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa aseguraba que los nuevos medios de comunicación de masas han reducido los mecanismos de censura pero empobrecen el lenguaje. «La gran revolución audiovisual ha posibilitado un extraordinario progreso de la libertad, pero no todo es positivo. Se ha banalizado la cultura, las manifestaciones artísticas y creativas».

«Yo decía que las pantallas habían resucitado el arte de la correspondencia, que estaba casi extinguido, y cuando uno ve cómo se comunican las nuevas generaciones a través de las pantallas se queda un poco horrorizado por el empobrecimiento atroz del lenguaje. (...) Como si la pantalla garantizara una cierta impunidad a la hora de pensar y de decir».

EMPOBRECER EL LENGUAJE
La desesperanza de la pantalla
Ver PROGRAMAcurso_redaccion.htmlhttp://issuu.com/ebaluarte/docs/inoutshapeimage_19_link_0